English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

AVISO!! TODO LO QUE SEA DE COSECHA PROPIA COMO POESÍAS, ETC, POR LA LICENCIA DE CREATIVE COMMONS, SE RUEGA QUE EN CASO DE COPIAR, SE PONGA LA FUENTE Y/O AUTORÍA A MODO DE RECONOCIMIENTO. GRACIAS.

SI QUIERES, PUEDES
INFORMARTE DESDE LA PÁGINA DE FACEBOOK


sábado, 29 de marzo de 2014

Los 5 consejos de Supernanny para educar a tu peque

Niños: establecer hábitos y límites

Por Paz olivares

"¿Estamos preparados para ser padres? El instinto natural no es suficiente, la tarea resulta mucho más difícil y ardua de lo que se puede imaginar, pero tampoco hay que agobiarse. La psicóloga Rocío Ramos-Paúl, Supernanny, desvela técnicas y métodos para afrontar la educación de los niños

Los niños y su comportamiento son todo un mundo, pero el manual “Niños: instrucciones de uso”, de los expertos en psicología clínica Rocío Ramos-Paúl y Luis Torres aglutina todas y cada una de las enseñanzas que Supernanny utiliza en su programa de televisión, además de detallar los procesos y problemáticas de los pequeños según su edad.
Las prisas, deberes y responsabilidades nos acucian, pero el tiempo que les debemos dedicar a los hijos también es esencial. Para ellos y para nosotros. Enfrentarnos a la educación de los niños de una forma serena es la clave para la convivencia en el hogar. ¿El objetivo de estos dos especialistas? Hacer de tu hijo un niño feliz.
Abrimos el libro y nos encontramos con dieciséis capítulos dedicados a los temas que más preocupan a los padres y que están agrupados en cinco bloques: Hábitos, Límites, Tiempo de calidad, Entorno y Escolarización.

1. Hábitos: el orden que necesitan

“La importancia que tiene la instauración de hábitos es que el niño se siente seguro”, afirma Rocío Ramos-Paúl. Un horario y una rutina hacen que los pequeños comiencen a aprender lo que es el orden. Un hábito ha de tener tres pilares fundamentales: misma hora, mismo lugar y misma forma.
Cuando un hábito no se lleva a cabo, lo que ocurre es que los niños no saben lo que tienen por delante a lo largo del día y no pueden predecir nada. Según explica la experta: “Es como cuando un adulto está en una habitación a oscuras y no sabe qué momento del día es, no sabe si va a comer, si tiene que dormir y eso genera mucha ansiedad.”
“Al nacer, los niños no saben lo que es el orden y los adultos tenemos que ayudarlos a organizar su vida a través de actividades que se hacen todos los días de la misma manera, en el mismo lugar y a la misma hora”, dice la psicóloga.

¿Cuáles son los primeros hábitos que se adquieren? Alimentación, sueño e higiene. La higiene es un hábito a través del que los niños aprenden a ser autónomos y a tener un gusto por estar presentables, lo que les ayuda a relacionarse con otros niños.
¿De dónde vienen las manías? Los niños terminan desarrollando miedos y manías difíciles de corregir como consecuencia de que sus hábitos no hayan sido los adecuados.

 2. Los límites son la clave

Que un niño tenga límites es sinónimo de protección. Es necesario que los padres sean conscientes de que ellos son los que tienen que establecer las normas en una casa. “Es muy probable que un niño al que no hayan puesto unos límites termine teniendo un comportamiento agresivo”, asegura Rocío Ramos-Paúl.
La única forma de mantener la disciplina es a base del sistema de premios y castigos. Esto es necesario porque los niños no tienen un chip que les diga lo que está bien y lo que está mal. En torno a los primeros años de vida, esta técnica es muy útil, pero, cuando van creciendo, se pasa a otro tipo de recompensas. La mejora de la convivencia es el objetivo de cumplir unas normas.
“A muchos padres se les olvida que sus hijos han hecho algo bien, pero la actitud positiva hay que premiarla para que la repitan”, explica la especialista.

3. Tiempo de calidad con ellos

Es importante que la autoestima crezca desde que son pequeños y, para esto, el tiempo que los padres pasan con ellos es el secreto. “El niño debe sentir que es lo más importante que ha ocurrido en la vida de sus padres. Esto se consigue alabando sus logros, conociendo sus intereses, expresándole cuánto se le quiere y disfrutando de su compañía”, cuenta Rocío en su libro.
Pero ¿qué es lo que ocurre cuando el niño cree que puede tomar el control? Hay ocasiones en las que ellos deciden que están por encima de sus padres y que todo lo que quieran les será concedido. Es cierto que pasar tiempo con ellos tiene mucha importancia, pero el premio debe llegar cuando él haya hecho algo correctamente.
“Al final lo que les enseñamos es que no sirve de nada el manejo que está haciendo hacia sus padres. Vamos a estar con ellos cuando hagan las cosas bien: cuando jueguen, estudien, rían o, por ejemplo, cuando coman lo que se les pone. Con esto, los padres tienen que darse cuenta de que no deben preocuparse tanto para que sus hijos no tomen el control de la situación”, apunta Supernanny.

4. El entorno: fuente de su comportamiento

En los últimos años se han producido muchos cambios sociales que han afectado a la estructura familiar y que los padres asocian a una fuerte sensación de preocupación e incertidumbre. Estos no hacen más que encontrar dificultades por todas partes y se sienten desorientados cuando tienen que tomar una decisión en situaciones de cambio.
Todo sucede mucho más rápido hoy en día, con lo que los padres tienen que estar preparados para servir de ejemplo para sus hijos. “Los cambios son inevitables y el estrés que provocan es el mismo en adultos que en los niños, pero ellos, como nosotros, normalmente acaban adaptándose”, señala Rocío Ramos-Paúl.

¿Qué hay que hacer ante un cambio? Cuando le ofrecemos un modelo de conducta al niño, le estamos dando una forma de afrontar una nueva situación.
“Un adulto tiene que enfrentarse a lo largo de su vida a cambios importantes y, si de pequeño aprendió a hacerlo bien, será más fácil”, añade la psicóloga.

5. La escuela o segunda casa

Es el lugar donde los pequeños se comienzan a relacionar con otros niños. Ellos aprenden a través de lo que ven en los demás. “Si vemos que el niño se pone nervioso a la hora de hablar con algún amigo que se encuentra por la calle, es fundamental no forzar la situación, ya que él necesita su tiempo para aprender a hacerlo, pero si puede ser muy útil practicar con él en casa”, explica la especialista.
¿Estudio con él o no? Es cierto que, cuando comienza a estudiar, al niño que ya viene con buenos hábitos de alimentación y de higiene le cuesta menos hacerse con una rutina de estudio. “A la hora de llevar a cabo sus tareas del colegio y, a medida que avanza la edad, el tiempo que le deben dedicar aumenta”, afirma Ramos-Paúl.
"Tenemos que ayudarles a organizar su tiempo y estar a su disposición por si tienen dudas."

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario