English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

AVISO!! TODO LO QUE SEA DE COSECHA PROPIA COMO POESÍAS, ETC, POR LA LICENCIA DE CREATIVE COMMONS, SE RUEGA QUE EN CASO DE COPIAR, SE PONGA LA FUENTE Y/O AUTORÍA A MODO DE RECONOCIMIENTO. GRACIAS.

SI QUIERES, PUEDES
INFORMARTE DESDE LA PÁGINA DE FACEBOOK


lunes, 5 de agosto de 2013

Son necesarias y/o sirven de algo determinadas etiquetas sociales??

  •  Prácticamente desde que nacemos, ya tenemos una etiqueta que habla de cómo debemos comportarnos: los comportamientos de los hombres no son los mismos necesariamente, que los que se esperan de las mujeres y viceversa. Basta con mirar el recreo de un colegio o un parque, los diferentes juegos que tienen uno y otro sexo, y como aún a día de hoy, siguen siendo una minoría, quienes rompen con esos cánones y se mezclan indistintamente o incluso más, con los compis del sexo opuesto. O basta con ver hacia quienes van dirigidos determinados juguetes y qué utilizan para atraer la atención: el rosa, tonos pasteles y juegos más pacíficos y sociales para las chicas, mientras que el azul, la violencia y coches  quedan reservados en muchas ocasiones para los chicos. Esta primera etiqueta, se pone sin que ni si quiera le haya dado tiempo al bebé a crecer y sentirse. Sentirse hombre o mujer, concordando o no con su sexo biológico, que al fin de cuentas, simplifica y muchos dan a entender que si uno, el visible, se da, el otro lo dan por hecho, cuando en las personas trans no es así.

  • Otro momento en que llega la etiqueta es cuando se sienten las primeras mariposas de modo consciente (no importa la edad que se tenga). En este caso, hablo de la orientación sexual-afectiva.

- Por un lado, habrá quien lo vea como una necesidad, el hecho de poder decir soy... puede significar tomar conciencia de quien eres: despejar dudas, aclararse..., al mismo tiempo que deja claro quien le atrae y quien no, ya sea solamente consigo mismo/a o también a las personas con quienes haya decidido compartilo.

-Habrán otros que la etiqueta (real: con la que se identifican, o por el contrario, falsa: la que es pura fachada) venga precedida de presiones, por personas que no toleran a quienes no entran dentro de su modo de clasificar a las personas. Me explico: si una persona únicamente concibe la heterosexualdiad, no tolerará el resto de orientaciones. Voy más allá: si otra persona únicamente tolera la heterosexualidad y la homosexualidad, no tolerará la bisexualidad, y si alguien le dice que lo es, buscará que se aclare, que se decida, por hombres o mujeres (en personas homosexuales, también puede existir la intolerancia). La misma dificultad puede suponerle a alguien asexual, el mismo sentimiento de no sentirse entendido/a por más explicaciones que dan, más aún en esta sociedad donde hasta incluso la publicidad de ciertos productos, por ejemplo los perfumes, rebosan erotismo.

-Y hay quien no se define como ninguno de los mencionados anterioremente, porque sencillamente, no quieren definirse, ya que etiquetarse puede suponer encorsetarse. Cerrar las puertas por ejemplo a un género,  simplemente, porque mayoritariamente haya  sido de un sexo quienes les hayan gustado hasta ese momento.

-Y la peor de todas las etiquetas: esas que te ponen sin tu consentimiento, aunque después con el tiempo, se vea que es cierta, ya que la orientación sexual es algo íntimo de cada uno/a y por tanto es la propia persona la que debe de gestionar como mejor considere, esa salida del armario en caso de que quiera hacerlo.


  • Una vez encontrada correspondencia con otra persona, la típica pregunta que en determinados ambientes se hace de eres activo o pasivo, no deja de ser otra etiqueta más. Basta con pararse un momento a pensar la pregunta para ver como por lo menos en sí mismo la opción de pasivo no tiene ningún sentido. Sin llegar al éxtasis, o al orgamo, simplemente la excitación ya implica activación, por lo que es imposible ser como tal pasivo.
En este aspecto, el de la relación sexual, no nos limitemos a los gays, en los demás también se dan otras etiquetas y de nuevo, otra vez con el dilema blanco o negro: activo o pasivo, arriba o abajo, das o recibes... y por qué no versatil? Y por qué no pese a sentir uno de los dos como predominante, por qué no aprender a disfrutar también con el opuesto, aunque lleve más tiempo, más práctica (no es necesario tener pareja sexual para probar, se puede empezar por uno/a mismo/a con el imaginario, por explorar las fantasías sexuales... tú decides el escenario, con quien o quienes, la intensidad... y si es gratificante y piensas que te puede gustar llevarlo a la práctica... por qué no probar?). Posicionarse en uno de las dos opciones significa perder oportunidades de placer, aunque sea de otra forma de placer diferente a la acostumbrada, después de todo, nunca se puede ser un experto, ya que cada persona es un mundo, y tiene su propio mapa del placer.



  • En el afán de ordenarlo todo bajo etiquetas, está también la pareja. En este caso hablar de una pareja cerrada o abierta, es importante puesto que es hablar de la reglas que esas 2 personas por lo menos, jugaran convivirán... Pero quien no ha conocido a alguien que la etiqueta de una relación cerrada, se le queda pequeña y no aprende a controlarse y no poner los cuernos (me recuerda a un niño que no cumple las reglas del juego. Por si alguien sabe la palabra, cómo se llama a quien pone los cuernos)?? Entonces aún en este caso, el de la pareja, la etiqueta no es sino algo artificial. De qué sirve hablar de una pareja cerrada, si al menos uno de los 2 componentes no es fiel? Y de qué sirve hablar de relación abierta, si de este modo, quien acostumbra a poner los cuernos no los pondría pues serían consentidos,  pero en cambio, la otra parte si es extremandamente fiel, no podrá disfrutar de este tipo de relación o incluso, estaría buscando directamente otra persona con la que sustituir a la actual, y tener esa relación cerrada que sí se amolda a lo que busca .


Y tú, qué piensas sobre las etiquetas? 
Qué significado tiene la etiquetas para vosotros/as: estais a favor, en contra  o depende.
Creeis en las etiquetas como un compromiso eterno, excepto la pareja.
Aceptaríais el cambio de orientación de alguien importante en vuestra vida. Y si no concordase con vuestro esquema de clasificar a las personas, en el caso de que lo tengais, respetarías o intentarías que se ajustara??
Estais de acuerdo con clasificar como activo o pasivo, etc. Ayuda a la hora de predecir la posible satisfacción de ese encuentro sexual?
Os transmite mayor seguridad una pareja por el hecho de ser cerrada?

No hay comentarios:

Publicar un comentario