English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

AVISO!! TODO LO QUE SEA DE COSECHA PROPIA COMO POESÍAS, ETC, POR LA LICENCIA DE CREATIVE COMMONS, SE RUEGA QUE EN CASO DE COPIAR, SE PONGA LA FUENTE Y/O AUTORÍA A MODO DE RECONOCIMIENTO. GRACIAS.

SI QUIERES, PUEDES
INFORMARTE DESDE LA PÁGINA DE FACEBOOK


viernes, 10 de mayo de 2013

¿De dónde procede la tristeza?

"Si queremos comprender la vida humana, tenemos que saber cuales son los 2 grandes procesos que podemos seguir en la vida: el de vértigo y el de éxtasis. El de éxtasis: el proceso nos lleva al encuentro y por tanto a la plenitud humana, al gozo, a la felicidad. Y el otro proceso es el de vértigo: nos seduce, nos fascina con el poder, la entrega a las sensaciones placenteras" (vaya, lo que viene siendo el sexo sin más, las drogas...): "nos promete todo, no nos exige nada, y al final nos lo quita todo.
No todo lo que nos atrae, no todo lo que nos gusta, nos lleva a plenitud. Muchas veces nos lleva a la destrucción".



F.López Quintas, responde magistralmente a la pregunta ¿De dónde procede la tristeza?, a raíz de una cita de un escritor español Miguel de Unamuno que dice: "soy egoísta, luego solamente puedo tener tristeza".  Y eso que este escritor consiguió todo lo que se propuso. ¿Por qué entonces dice esto el escritor?

"Si adopto una actitud egoista por sistema, utilizando incluso a los demás como medios, si por ejemplo me atrae una persona, querré dominarla para ponerla a mi servicio para por ejemplo ser una fuente de sensaciones placenteras, entonces sentiré euforia: exaltación interior, porque no hay nada más que excite a una persona, que dominar aquello que excita nuestros sentidos. La euforia es como una llamarada de hoja seca que parece que lo ilumina todo, que lo calienta todo, pero se desvanece rápidamente, porque si yo me doy cuenta que he necesitado dominar a esa persona para utizarla como medio para llegar a mis fines, rebajándola como persona, no teniendo en cuenta como realmente es, sin respetarla como persona única, simplemente teniéndola en cuenta como un medio para conseguir aquello que quiero, es imposible que se de un encuentro honesto y genuino con esa persona, y por tanto, no hay desarrollo personal, lo que hace que no haya alegría, sino todo lo contrario: tristeza

La alegría brota solamente cuando uno siente que se está desarrollando.Si uno ve que está retrocediendo en la vida, entonces uno siente tristeza.
el proceso de vértigo de dejarme seducir por algo que me atrae y convertir esa realidad seductora en medio para mis fines, solamente lleva a la tristeza porque no se da ninguna de las características básicas para que se de el auténtico encuentro, que es donde se produce el entusiasmo:

        1.-Respetar (te respeto como persona)
        2.-Estimar
        3.- Colaborar con ella

Si este egoismo se repite de forma sistemática, la tristeza cada vez es mayor hasta ser envolventer,  llega un momento en que la tristeza se convierte en angustia: parece que no hago pie, me falla la base de la vida, el barco hace aguas por todos los lados. La angustia es pues, la falta total de puertas abiertas hacia la plenitud como persona, que es cerrar las puertas voluntariamente hacia el encuentro. Cuando me doy cuenta de esto, entonces siento desesperación.
Por eso cuando en lugar de ser egoista se es generoso, cambia por completo.


Si queremos comprender la vida humana, tenemos que saber cuales son los 2 grandes procesos que podemos seguir en la vida: el de vértigo y el de éxtasis. El de éxtasis, el proceso nos lleva al encuentro y por tanto a la plenitud humana, al gozo a la felicidad. Y el otro proceso es el de vértigo: nos seduce, nos fascina con el poder, la entrega a las sensaciones placenteras (vaya, lo que viene siendo el sexo sin más, las drogas...): nos promete todo, no nos exige nada, y al final nos lo quita todo.
No todo lo que nos atrae, no todo lo que nos gusta nos lleva a plenitud, muchas veces nos lleva a la destrucción"





No hay comentarios:

Publicar un comentario