English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

AVISO!! TODO LO QUE SEA DE COSECHA PROPIA COMO POESÍAS, ETC, POR LA LICENCIA DE CREATIVE COMMONS, SE RUEGA QUE EN CASO DE COPIAR, SE PONGA LA FUENTE Y/O AUTORÍA A MODO DE RECONOCIMIENTO. GRACIAS.

SI QUIERES, PUEDES
INFORMARTE DESDE LA PÁGINA DE FACEBOOK


miércoles, 21 de diciembre de 2011

Cómo hemos llegado hasta aquí y cómo combatir la piratería en la cultura


Cada vez son más las voces que desde distintos sectores de la cultura, vaticinan el posible fin de este, tal y como lo entendíamos hace unos años, no solamente haciendo referencia a la obligación de cambiar la imagen que se tenía del panorama cultural por la crisis, sino sobretodo y especialmente, por la piratería y como no, es entonces cuando la mayoría señalan a los internautas llegando plantear e incluso a lesgilar, leyes para perseguir a la sociedad, como en varias ocasiones se ha llegado a hacer desde diferentes países. 


En mi opinión, si bien los internautas tenemos parte de responsabilidad, no debieran de olvidar que no somos más que la última ficha, el último moicano. Las pérdidas que dicen tener desde que surgió la piratería los artistas, discográficas, editoriales (no saben lo que les esperan con el libro electrónico), así como el cine etc, ese dinero no ha desaparecido ni ha quedado en los bolsillos de la gente: al menos no todo. Ese dinero quien se lo ha llevado ha sido y es, una industria paralela: la del sector tecnológico, es decir, quienes proporcionan los soportes, la tecnología para que precisamente se pueda copiar y es más, tambien son ellos quienes no ponen ni buscan medidas de seguridad para que esto no suceda. 

Un claro ejemplo y uno de los pocos, que sí han hecho posible que tecnología y medidas de seguridad vayan cogidos de la mano, siendo en España un sector que mientras la música y el cine descendían cada vez más sus beneficios, en cambio este, se aventajaba y los aumentaba, es precisamente, el sector de los videojuegos (de videoconsolas) y eso que sin lugar a dudas uno de estos cuesta mucho más que un cd de música por ejemplo o que una entrada en el cine. 



   ¿Qué es lo que hace que a la gente le resulte más atractivo gastarse el dinero en un videojuego y no en un cd de música o en el cine...?

Además del tiempo de disfrute, un aspecto a tener muy en cuenta derivado de estas nuevas tecnologías, es el hecho de que sean "gratis" las películas, la música, los libros... El hecho de que no se considere como algo exclusivo o limitado por el dinero, sino que por el contrario, sea tan accesible y esté al abasto de cualquiera que pueda disponer de conexión a internet, hace sin lugar a dudas, que por un lado, por parte de esas industrias, sus productos se desvaloricen, y en segundo lugar, de cara a los internautas, que estos se descarguen una infinidad de cosas que no necesariamente consumen, sino que más bien almacenan sin más en muchos casos, entrando en verdaderos bucles de pérdida de tiempo descargando cosas que luego no necesariamente consumen. 


 Y volvemos a lo mismo, qué hace que un disco o una película sea tan accesible, lo dicho, esa industria paralela. Un ejemplo para quienes lo hayan vivido es el de los vinilos. Yo no sé como se copia un vinilo, ahora, ¿quién no sabe como copiar un cd de música? ¿Cómo tener la múscia que contiene sin comprarlo? No es porque seamos más listos, sino porque cuando iba a comprar un vinilo no tenía al lado un aparato para copiar vinilos. En cambio, cuantas formas te puedes encontrar a día de hoy para conseguir un cd sin comprarlo: un dos tres responda otra vez: tic-tac,tic-tac...pc de mesa, portatil, mp3, móviles, tableta... y la siguiente pregunta es... ¿cuántos de ellos tienen mecanismos de seguridad? La respuesta es: ninguno. 

Como aquel que dice: el ser humano es el único capaz de caer dos veces en la misma piedra. Esto es lo que ya les esta pasando a las editoriales con el libro eléctronico. Cuando tan sólo llevaban unos meses en el mercado, ya las encuentas hablaban de un 30,5% de libros piratas en dichos soportes. ¿Han hecho algo para que este porcentaje no suba? ¿Han parado de venderlos pese a las pérdidas que tendrían a priori, para modificarlos y hacerlos más seguros? La respuesta a ambas preguntas es la misma: no.



¿Cómo se ha llegado a este punto?

Por tanto, como vislumbré al inicio, el dinero que dicen no llevarse entre otros los artistas no ha desaparecido, sino que ha ido a parar a esta industria paralela que se ha ido gestando y lucrando, mientras como si fuera una cortina de humo, los dedos señalaban a los internautas como los únicos culpables (tanto es así, que hasta las autoridades y medios de comunicación confunden muchas veces piratear, con la palabra copiar, que NO es lo mismo necesariamente y sino que se lo pregunten al abogado David Bravo), mientras que estos cada vez más normalizaban esta práctica en sus vidas (con mayor motivo aún después del escándalo de la SGAE) tanto es así que no hay vendedor que no te haga alusión a la velocidad de dercargarte archivos como un incentivo más para que te compres un producto y no otro, o una conexión a internet de x velocidad y no otra inferior.

Esta redistribución de beneficios no se ha hecho de la noche a la mañana ni ha aparecido por qué sí. El caldo de cultivo ha sido la máxima que más de una vez habreis escuchado que vienes a decir: cuanto más tengas (cuanto más compres) mejor, (base del capitalismo) en el afan de ganar dinero a toda costa, (sin ningún código ético y caiga quien caiga como así ha pasado con la crisis) siendo este un símbolo que alimentamos todos, sólo que esta vez, se ha revertido contra una parte de la industria, más concretamente la cultural.

Me explico. Siempre nos han hablado de la tecnología como algo necesario, creando necesidades que nos cubrían cuando en realidad, tales necesidades no existían, sino que fueron creadas por ellos mismos, con el próposito de vendernos esos productos. De verdad no puedes vivir sin internet, sin estar conectado?? De verdad tienes la necesidad de ir por la calle con los cascos puestos, o mirando siempre una pantalla (que por cierto me parece aberrante,completamente cada vez más como autómatas: donde queda la comunicación entre las personas, aunque sea una mirada en el vagón de metro), o tienes que decir en todo momento dóndes estás?? Hoy en día es dificil encontrar a alguien que no tenga un telefono movil, o un ordenador,verdad??  e incluso hay quienes tienen varios. Lo ves, nos han colado de nuevo esa idea, la idea de que quien más tiene es más feliz. 

Las sociedades a nivel mundial, lo que hacen es esto, comprar, querer lo último que ha salido al mercado aunque no le haga falta o le vaya el que ya tiene (sino es que la obsolecencia programada se ha encargado de que justamente se estropee cuando sale el nuevo modelo aumentando la basura del planeta) porque lo que nos han vendido es que la felicidad, con esas caras de actores y actrices felices por tener su úntimo telefono movil, su última tableta, etc... nos muestran que lo son con ese producto.

Ahora, aquí llega la paradoja: si tener más, es supuestamente sinónimo de felicidad, haciendo uso de todos los soportes que esta industria paralela han creado para copiar y tambien piratear, cuanto más me descargo, más feliz soy supuestamente, puesto que tengo: más música, más pelis, más libros... y qué casualidad, que entonces además de venirse abajo estas industrias de la cultura, salga la agencia mundial de la salud la OMS, diciendo que la depresión será el trastorno mental de este siglo por excelencia. 

La verdad es que felicidad no es una cuestión de cantidad, sino de calidad.




En este error caen también por ejemplo, las llamadas redes sociales: de verdad crees que se pueden tener 300, 1000 amigos?? yo más bien los llamaría conocidos, pero no desde luegos AMIGOS, porque los amigos de verdad, son esos que están cuando los necesitas y esos, sólo los puedes contar muy probablemente con los dedos de una mano.

(Aparte de este tema, también nos podrías plantear hasta qué punto este tipo de tecnología lejos de hacernos felicies más bien nos encadena, nos esclaviza al sistema, con qué facilidad podrían saber quienes son nuestras amistades, por donde nos movemos etc. La tecnología damas y caballeros al servicio de los gobiernos, por qué sino cierta red social da datos de sus usuarios a algunos gobiernos, acaso somos todos delincuentes? Dónde está la libertad de expresión, la confidencialidad, la intimidad, en definitiva: la dignidad?  pero este es otro tema).




¿Cómo se sale de esta?



Quizás, una posible solución sea, además de tener más claro el peso de la responsabilidad de cada uno, es decir no todo recae sobre los internautas y sí mucho sobre esa industria paralela, dejar el autoservice (el yo me conecto a internet, yo quiero un libro, yo voy a una página, yo me descargo el libro: adivina con qué probabilidad el libro que me descargaré será de una página oficial o por el contrario, será pirata), para según qué sectores:ej si yo un libro lo puedo comprar por internet porque el libro electrónico lo puedo conectar a mi pc, blanco y en botella: ese 30,5% de libros piratas van a subir como la espuma mientras obviamente, cerraran las librerías. En mi opinión en este caso, lo suyo sería que los libros electrónicos no tuvieran acceso al pc (es por esta razón por la que las supuestas facilidades de la tecnología no pueden estar a cualquier precio y caiga quien caiga, como es el caso de la cultura) y que si quieres un libro, que sigan las librerías tanto en formato papel como electrónico y que tengas que ir allí a comprar el libro, del mismo modo que se hace con los de papel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario