English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

AVISO!! TODO LO QUE SEA DE COSECHA PROPIA COMO POESÍAS, ETC, POR LA LICENCIA DE CREATIVE COMMONS, SE RUEGA QUE EN CASO DE COPIAR, SE PONGA LA FUENTE Y/O AUTORÍA A MODO DE RECONOCIMIENTO. GRACIAS.

SI QUIERES, PUEDES
INFORMARTE DESDE LA PÁGINA DE FACEBOOK


martes, 7 de agosto de 2007

Anecdotario de Neurología: Un lápiz en la cabeza & despertar de la semiinconsciencia & Hidrocefalia desmesurada



Extraen un lápiz de la cabeza de a una alemana después de 55 años
  • Durante toda su vida ha tenido jaquecas y hemorragias nasales.
  • Se cayó a los 4 años, cuando llevaba el lápiz en la mano.
  • No pudieron retirárselo entero y aún conserva 2 cm de lápiz.

Un grupo de médicos ha extraído de la cabeza de una mujer alemana de 59 años parte de un lápiz que le ha causado durante casi toda su vida jaquecas y hemorragias nasales, según ha informado este lunes el periódico Bild.

Margret Wegner se cayó a los 4 años, cuando llevaba el lápiz en la mano.

El lápiz se introdujo a través de mi piel y desapareció dentro de mi cabeza

"El lápiz se introdujo a través de mi piel y desapareció dentro de mi cabeza", ha reconocido Wegner al diario.

Afortunadamente para Wegner, el objeto no tocó partes vitales de su cerebro, aunque estuvo cerca.

En ese momento, nadie se atrevió a operar a la paciente, pero ahora, según los médicos, la tecnología ha mejorado lo suficiente como para poder extirparlo.

La mayor parte del lápiz, de unos 8 centímetros de largo, fue extraída en una operación en una clínica privada de Berlín.

No obstante, aún tiene un trozo de 2 centímetros que está tan aferrado que ha sido imposible eliminarlo.





Tras 6 años en semiinconsciencia despierta mediante impulsos eléctricos

  • Estimularon su cerebro con impulsos eléctricos.
  • Ahora se comunica, y llega a recitar las primeras 16 palabras del juramento de fidelidad a EE UU.
  • La terapia, presentada en la revista Nature, aún está por ser validada con más resultados.

Un hombre de 38 años que permaneció semiinconsciente durante años como consecuencia de una grave lesión cerebral salió de ese estado tras recibir estimulación mediante impulsos eléctricos, una terapia pionera en este tipo de pacientes.

El hombre, que durante seis años fue incapaz de conversar o ingerir alimentos, recibió estimulación cerebral profunda en el marco de una investigación sin precedentes en la que participaron tres prestigiosas instituciones estadounidense y de la que informa la revista británica Nature .

En estado mínimamente consciente

Esa técnica, ya utilizada con enfermos de Parkinson, consiste en la implantación de electrodos en el cerebro para enviar impulsos eléctricos y es la primera vez que se aplica a pacientes en "estado mínimamente consciente", un cuadro clínico que sufren entre 100.000 y 300.000 personas en el mundo.


"Antes del uso de la estimulación cerebral profunda (DBS), la capacidad de comunicarse del paciente era irregular, sólo con movimientos ligeros de ojos o dedos. Ahora, usa con regularidad palabras y gestos y responde a las preguntas rápidamente", indicó uno de los autores del estudio, Joseph T. Giacino.

El hombre, cuya identidad no se ha divulgado por deseo de su familia, fue sometido a esta técnica seis años después de sufrir graves daños cerebrales durante una agresión en 1999 que lo postró primero en coma y, tras experimentar una mejora, en el así llamado "estado mínimamente consciente".

Ese cuadro clínico, diferente del estado vegetativo o el coma, se caracteriza porque quien lo sufre da muestras intermitentes de consciencia y puede intentar comunicarse con palabras simples o signos, aunque esos momentos de lucidez son escasos y fugaces.

Mejoras en su vida cotidiana

El paciente es capaz ahora de masticar y tragar la comida, por lo que no necesita ser alimentado por una sonda, y puede llevar a cabo movimientos coordinados, por ejemplo, para cepillarse el pelo o beber de una taza.


"Mi hijo ahora puede beber, ver una película sin quedarse dormido, beber de una taza, expresar dolor, llorar y decir 'te quiero mamá'", explicó la mujer en una rueda de prensa telefónica.


Resultados por comprobar

Tras la conclusión de la investigación, en febrero de 2006, el hombre ha mantenido las mejoras, aunque todavía tiene dificultades para hacer ciertos movimientos y no puede caminar.

Los autores de la investigación, que han colaborado durante casi una década en este primer proyecto piloto diseñado para doce pacientes, precisan que son necesarios nuevos estudios para concluir si esta terapia es útil para los pacientes con este cuadro clínico.

Porque, como destaca otro de los responsables del estudio, Joseph J. Fins, "si este logro se repite, este éxito podría marcar el comienzo de una nueva era en el tratamiento de estos pacientes".






Llevar una "vida normal" es posible con un pequeño trozo de cerebro

  • Se trata de un hombre de 44 años, casado y con dos hijos.
  • Padecía hidrocefalia y el líquido ocupaba casi todo su espacio craneal.
  • El cerebro se había acumulado en las diminutas cavidades laterales.

Un hombre con sólo un trozo extraordinariamente pequeño de cerebro ha podido llevar una vida totalmente normal como funcionario en Francia, según han publicado varios investigadores de dicho país en la revista médica The Lancet.

El hombre tenía 44 años, estaba casado y tenía dos hijos cuando se presentó en el hospital en 2003 por una ligera debilidad en una pierna, explican en la citada publicación el doctor Lionel Feuillet y sus colegas de la Universidad Mediterránea de Marsella.

Al echar un vistazo a su historial médico, Feuillet descubrió que había sufrido hidrocefalia (agua en el cerebro). El escáner mostró que el líquido había ocupado casi todo el espacio craneal, de manera que solo quedaba una delgada hoja de tejido cerebral real.

Los médicos e investigadores decidieron hacerle una tomografía y una resonancia, tras lo cual descubrieron atónitos que los ventrículos laterales de la cavidad craneal se habían alargado enormemente, de manera que ese espacio, normalmente muy diminuto y destinado a almacenar el líquido cerebroespinal que sostiene al cerebro, acumulaba "la sustancia gris y blanca". Es decir, que "el cerebro en sí estaba comprimido en las paredes craneales".


Mensaje de esperanza

Para el doctor Feuillet, este caso de discordancia entre una resonancia muy inquietante y una vida prácticamente normal representa 'un mensaje de esperanza'.

Aunque el cociente intelectual del hombre es de 75 (la media considerada normal es de 100) y tiene 'una pequeña dificultad intelectual', esto no ha impedido su desarrollo ni su vida en sociedad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario